Sobre el asco que le da al espectador audiovisual todo lo relacionado con la menstruación. Al mismo tiempo que no se asquea de un mundo bañado en sangre que produce la muerte provocada por el negocio de la guerra. Tampoco incomodan los relatos saturados de violencia gore en los que se representa gente descuartizada y matanzas heroicas ...pero se escandalizan de ver una toalla higiénica o un tampón usado.